reparacion-fontaneria-planitSi dispones de casa de campo, chalet o vivienda unifamiliar es básico conocer algunos consejos de mantenimiento

Cuando tenemos un chalet o una casa unifamiliar, a la hora de considerar acciones de mantenimiento tenemos que tener un especial cuidado con los exteriores, ya que a diferencia de un piso, en este tipo de viviendas, el cuidado y hermeticidad de sus superficies exteriores; techos, muros y pavimentos, son de nuestra responsabilidad directa y muy importantes para el mantenimiento global.

  • Techos: Los techos de nuestra casa son un elemento vital para la conservación de toda nuestra vivienda. Debemos mantenerlos en perfectas condiciones, tanto de hermeticidad y sellado, para evitar el ingreso de aguas lluvia o la pérdida de calor en el invierno, además de mantener sanos los elementos de aislación, tanto del frío como del calor. También es importante la revisión y limpieza periódica de los sistemas de evacuación de aguas lluvia, manteniéndolos libres de hojas secas u otro tipo de elementos que podrían obstruir la descarga y evacuación.
  • Muros: Los muros son las barreras que hay entre la calidez o frescura de nuestro hogar y el exterior, por lo que su mantenimiento es necesario para el aislamiento y la seguridad estructural de nuestra casa. Idealmente es necesaria una aplicación anual de pintura, la que además de renovar el color y alegría del exterior, recubrirá con una capa protectora todo el exterior de nuestra vivienda. También si es necesario, hay que recubrir los muros exteriores con algún producto impermeabilizante y/o antihongos, para evitar el ingreso de humedad al interior y los riesgos para la salud que esto provoca.
  • Suelos y pavimentos: Mantenerlos limpios y en buenas condiciones no solo es un factor estético, sino que también de seguridad, evitando accidentes y caídas.

Cada tipo de pavimento o revestimiento exterior requiere de un mantenimiento específico e indicado por el fabricante o instaladores.  Respételo.

Estas simples acciones le ayudarán a mantener su vivienda en óptimas condiciones de conservación, asegurando a su familia y rentabilizando su inversión.