Cuando se realiza una rehabilitación en casas de pueblo o zonas rurales es primordial conservar la estética urbanística de los cascos antiguos o del entrono en que se ubica, sin generar contraste.

Aunque en España, la mayor parte de los ciudadanos vivimos en núcleos urbanos de gran tamaño, casi todos tenemos una pequeña parte de nosotros que viene de alguno de los numerosos pueblos desperdigados por la geografía del país.
Siempre nos gusta mantener las raíces allá donde las tengamos y por eso volvemos durante fines de semana, puentes y vacaciones, a comprobar que todo sique sin cambiar en ese reducto de tranquilidad rural. Finalmente llega un punto en que queremos una segunda residencia en nuestro pueblecito, ya sea porque nuestra familia crece y no es cuestión de invadir la casa del familiar de turno cada vez que vamos, o porque visitamos con relativa frecuencia y nos gusta tener nuestro propio lugar sin tener que preocuparse de alquileres, espacio, etc.
Una vez llegados a ese punto existe un dilema: ¿obra nueva o rehabilitación? El suelo urbanizable en los pueblos suele ser bastante asequible económicamente hablando y por lo tanto hay muchos que se ven tentados a hacerse una segunda vivienda de nueva construcción, pero, ¿dónde está el sabor rural en estos nuevos edificios?, pues no existe, al final acabas teniendo un apartamento como el que podrías tener en la capital pero desentonando tremendamente con el lugar en el que se asienta.
Los pueblos españoles tienen ese saborcito antiguo, cada civilización que ha pasado por su historia les ha ido dejando una huella, así nos encontramos en el pueblo más perdido de la sierra con entramados de calles trazados por los árabes y que aun se conservan a la perfección. Por eso es importante mantener la estética, y no modificar ningún elemento de los que lo componen, se trata de trabajar por preservar la genuinidad de estos antiquísimos entramados urbanos.
El elegir la rehabilitación de una vivienda antigua, hace que aportes tu propio granito de arena para la conservación de este legado histórico y artístico que se ha mantenido en los innumerables cascos antiguos. Además, la antigüedad que puede llegar a alcanzar una vivienda de estas características no hace más que revalorizar el inmueble. La reforma y rehabilitación de casas de pueblo en los cascos antiguos te lleva a vivir dentro del mismo patrimonio histórico, manteniéndolo vivo y formando parte de él.

En Planit-at somos especialistas en la rehabilitción y reforma de casas de pueblo antiguas y firmes defensores de mantener el patrimonio histórico de nuestro medio rural. Por ello, si estás interesado en realizar una rehabilitación de una casa antigua en tu pueblo no dudes en preguntarnos.